©2018 BY LUAPA CHURCH

Entonces tuvo miedo; Y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, y proclamó ayuno a todo Judá. (2 Crónicas 20: 3)

Y Josafat inclinó la cara hacia la tierra, y todo Judá y los habitantes de Jerusalén se postraron delante de Jehová, y adoraron al Señor. (2 Crónicas 20:18)

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando con ella con toda perseverancia y súplica por todos los santos. (Efesios 6:18)

CONTINUAMENTE

ORAR Y AYUNAR

SIN CESAR

RECIBIENDO LA PALABRA CON TODA SOLICITUD

Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. 

(Hechos 17:11)

ESTAR FIRMES Y SIEMPRE ALERTA CONTRA LAS ASECHANZAS DEL DIABLO

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 

(Efesios 6: 11-13)

CUMPLE TU MINISTERIO HABLA

Y NO CALLES 

Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. (2 Timoteo 4: 5)

Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; (Hechos 18: 9)

ENSANCHA EL SITIO DE TU TIENDA

Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová. Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. (Isaías 54: 1)

REJUVENECETE COMO EL AGUILA

El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila. (Salmo 103: 3-5)

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. (Romanos 12:2)